#random-posts img { float:left; margin-right:10px; border:1px solid #999; background:#FFF; width:70px; height:70px; padding:3px }

Mundo Tradicional es una publicación dedicada al estudio de la espiritualidad de Oriente y de Occidente, especialmente de algunas de sus formas tradicionales, destacando la importancia de su mensaje y su plena actualidad a la hora de orientarse cabalmente dentro del confuso ámbito de las corrientes y modas del pensamiento moderno, tan extrañas al verdadero espíritu humano.

miércoles, 16 de marzo de 2016

LA DISPOSICIÓN CORÁNICA DE LOS CAPÍTULOS DE LA QUINTA SECCIÓN DE LOS «CO-DESCENSOS» DE LAS FUTÛHÂT AL-MAKIYYA (y II), por 'Abdel Baqi Meftah

EJEMPLIFICACIONES

Podemos ilustrar lo precedente con los siguientes ejemplos:

1) El capítulo 385 corresponde a la primera munâzala. Lleva como título: “El que desprecia triunfa, el que es desdeñado es proscrito”. Su sura es Lo que ha de ocurrir. Está asociada al primer capítulo del Libro de las interpretaciones titulado “La interpretación de la dominación”, cuya idea central es la exaltación y su contrario la humillación. La sura finaliza con la glorificación de al-haqq. Alaba el nombre de tu sublime Señor” (37). En la misma se expone el dominio de tiranos tales como los Thamûd, los ‘Ad, Pharaon, que no glorificaban al-haqq, como en los versículos 32-33: “Y luego, atadle a una cadena de 70 codos de largo; pues, ciertamente, no creyó en Allah, el Grandioso”. Es por ello que el sheikh denomina, en el capítulo 315 de la cuarta sección de las futûhât, a la estancia espiritual de esta sura: “estancia de la necesidad del castigo”. En el segundo dístico de la poesía introductoria del capítulo de la munâzala correspondiente, hace alusión al nombre de la sura Al-hâqqa (Lo que ha de ocurrir) diciendo: “¿No son los nombres (de Dios) la expresión de las esencias (haqâ’iq) de las criaturas?”; y en el capítulo 22 de las futûhât, denomina a la estancia espiritual de esta sura: “estancia de la Verdad principial (al-haqq)”, porque al principio contiene tres menciones del nombre al-hâqqa (38), y que el nombre haqq se encuentra en los últimos versículos (51-52): “pues, realmente, es sin duda la verdad más cierta (haqq al-yaqîn). Glorifica pues el grandioso nombre de tu Señor”. Lo que dice respecto de la localización del Principio supremo (haqq al-haqq)  (39) remite al versículo 17 de la sura: “…ocho (ángeles) llevarán ese día el Trono de tu Señor”.
El sheikh introduce este capítulo mencionando, al final del anterior, la insuflación de los ángeles y la del diablo, aludiendo con ello a los versículos de Lo que ha de ocurrir relativos a aquel que recibe su registro en su mano derecha y el que lo recibe en la mano izquierda (40).
Asimismo, al final de este capítulo, retoma el título, a manera de introducción a la sura de la munâzala del capítulo siguiente, con una alusión al versículo 16 de la sura La pluma (41): “Le golpearemos en el morro”, expresión del desprecio, de la superioridad y del desdeño hacia todo “el que jura en vano, el difamador, calumniador intrigante, el represor del bien, presuntuoso y criminal” (42).

jueves, 3 de marzo de 2016

EL PROCESO DE LOS TATTUAS Y DE LA SHAKTI EN TANTO PARÂVÂK (Palabra Suprema)

VIº CICLO DE ESTUDIO Y MEDITACIÓN: EL SHIVAISMO ADVAITA KASHEMIR.

Conferencia-coloquio a cargo de Manuel Plana.

Sábado 19 de Marzo 2016.
De 18’30 a 21 hs.

Librería Santo Domingo
C/Sant Doménec del Call nº 4. (P.S. Jaume). 08002 BCN.
Tel. 933173222.

Vimos que el despligue de los Tattuas en el Shivaismo advaita Kashemir, es el proceso de auto-manifestación de la divina Shakti según el descenso y/o contracción de sus poderes. También llamada Parâvâk (Palabra Suprema), este proceso se corresponde directamente con el discurso cósmico y con la formación del lenguaje a partir de la auto-Conciencia misma (Samvid o Parâsamvid).

Desde el Pensamiento divino indiferenciado, pasando por la ideación diferenciada, la articulación conceptual y la voz sensible, la Shakti (en forma de Parâvâk, Pashyanti, Madhyama y Vaikhari), despliega todas las posibilidades de lo cognoscible susceptible de expresión en todos los mundos, conformando igualmente las facultades cognitivas y lingüísticas del ser humano.

En este sentido, las letras, en tanto prototipos sintéticos de lo Real inherentes a la Conciencia, son literalmente las “madres” de todo cuanto existe y es inteligible. De ahí que a la Shakti también se la conozca como la suprema Mâtrikâ, siendo las “mâtrikâs” las “pequeñas madres”: las vocales (bijas=semillas) son masculinas y representativas de Shiva, y las consonantes (yonis=vulvas) son femeninas y lo son de la Shakti. Al imbricarse ambas tejen, hilan, articulan y revelan el discurso universal llamado precisamente “Uni-Verso”.

De ahí también la importancia de los Mantras, su ciencia (Mantravidyâ, Bijamantra, Japa…) y su invocación correcta, ya que todos los poderes de la Shakti -y de las shaktis menores- están depositados en ellos. Salvando algunas diferencias, encontraríamos ecos cercanos de esta doctrina en la Cábala hebrea y en la doctrina cristiana del Logos o Verbo.

En esta ocasión, estudiaremos el despliegue de los Tattuas en correspondencia con los cuatro niveles de Vâk.